21 de septiembre de 2015

Tres series que me han llamado poderosamente la atención

Ahora que comienza un nuevo año es tiempo de hacer revisión. (Para mí los años empiezan con el curso académico, mi ligero trastorno compulsivo me impide pensar en el comienzo de año tres meses después de ponerme a trabajar, el año empieza cuando acaba el verano: mucho mejor ordenado.)
La revisión que quería hacer hoy es un pequeño artículo que he estado retrasando un tiempo y que originalmente se titulaba Tres series que debes ver este verano. He escogido series que comenzaron en 2014 o 2015 y que son cortas o están en emisión para que se pudieran ver durante las vacaciones y no quitaran mucho tiempo. Pero el criterio principal de selección ha sido cuánto me han llamado la atención porque, como ya expliqué en una entrada anterior, mis apreciaciones críticas y mis comentarios surgen primero de mi propio gusto.
Durante la redacción del texto me he visto sin palabras disponibles para explicar cuán apasionado me siento por estas series y he intentado hilar algunas de las razones por las que me gustan tanto. No revelo detalles de las tramas ni elaboro sinopsis ni resúmenes porque internet tiene toda esa información. Me centro más en lo que me llamó la atención de ellas.
Mis gustos son variados, así que esta pequeña colección de series puede resultar extravagante. Mi propuesta es que veas algún capítulo y leas algo más sobre ellas antes de sacar conclusiones precipitadas.


Sense8
Joseph Michael Straczynski, Lana y Andy Wachowski 
Netflix, 2015 (con futuras temporadas en sucesivos veranos)
Muchos han hablado ya de Sense8 y no creo que mi opinión vaya a añadir mucho a lo que otros han dicho con mucho más criterio que yo. Esta serie ha recibido bastante promoción por muy variadas razones: una serie escrita por los idearios de The Matrix (porque poca gente se acuerda de Babylon 5 del pobre de Straczynski); la gran cantidad de localizaciones utilizadas alrededor de todo el mundo (con cierta fijación por Estados Unidos, evidentemente); lo innovador del guión, y la inclusión de un personaje trans y sus conflictos. En general, esta serie es un cóctel de ideas llamativas que les ha favorecido para todo el bombo y platillo recibido, y la libertad creativa de Netflix les ha dejado espacio para crear un mundo consistente y desarrollar la trama con la velocidad necesaria para mostrarte todos sus detalles. 
Ciencia ficción, acción, drama y algunas categorías más encajan en esta serie que me llamó la atención desde que leyera alguna de las reseñas adelantadas y que cumple con creces las expectativas. 12 episodios de alrededor de una hora con un final relativamente cerrado para poder esperar la próxima temporada pacientemente hasta el verano que viene pero seguir pensando en ella.

Cucumber
Russell T. Davies
Channel 4, 2015
Tengo un poco de amor en demasía por las creaciones de Russell T. Davies porque me han marcado mucho de una u otra manera. Queer as Folk me habló personalmente sobre la sexualidad (aunque la primera versión que viera hace ya unos cuantos años fuera el refrito americano extenuantemente alargado), y descubrir que la renovación de Doctor Who corrió a cargo de él me hizo ver los capítulos de esta longeva serie con ojos mucho más apasionados.
Sabía que Cucumber (y sus hermanas Banana y Tofu) iban a ganarse también un lugar en mi memoria y en mi corazón. Lo que no sabía es que sería de manera tan brutal. El episodio 6 de esta breve serie (ocho episodios de 45 minutos) es un golpe directo a la emoción. Se puede ver casi de manera separada al resto de la serie y merece mucho la pena. Cuenta la historia de uno de los protagonistas desde su nacimiento, sus choques con la realidad y los prejuicios por su homosexualidad, hasta su muerte, en uno de los finales más aterradores y emotivos que he visto nunca. No tengo suficientes palabras para expresar lo que ese episodio me hizo sentir. Solo diré que el La, la, la de Massiel no volverá a significar lo mismo.

Steven Universe
Rebecca Sugar
Cartoon Network, 2014-en curso
Puede resultar un poco extraño que después de dos recomendaciones tan adultas, ahora proponga por último una serie de dibujos animados, pero creedme si digo que el formato no desprestigia para nada el contenido. Steven Universe no es una serie infantil; tiene un mundo muy bien elaborado y complejo, una trama que avanza poco a poco, te revela los detalles justos y te sugiere el resto, para que el espectador participe intelectualmente en la construcción de este universo de fantasía. Te ríes y lloras como si volvieras a ser niño, pero ves la serie con ojos y mentalidad de adulto. Y, oh, la banda sonora, algunas canciones se te quedarán en la cabeza por siempre.
Cargada de referencias a los videojuegos, los animes y, en general, a todo lo típicamente friki, es una serie que retoma ahora su emisión y en la que te puedes embarcar ya mismo, porque sus episodios son cortos (11 minutos) y apenas llevan alrededor de 60; siete horas no son nada.

 Se han quedado unas cuantas series en el tintero que no encajaban del todo en los criterios expuestos antes, pero que puede que aparezcan en futuros textos. Por ahora, me gustaría mucho saber vuestra opinión y que me recomendarais alguna de las series que a vosotros os han llamado la atención durante este año. La sección de comentarios está abierta a todas vuestras ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario